Primero, el abuelo. Después, el padre. Hoy, su nieta Loli. Heredera de una tradición que el paso del tiempo ha convertido en una pasión. El legado que recibe es ante todo una forma de vivir y de sentir una tierra donde el vino es cultura y la cultura se nutre de la tradición.

Una tradición
que se renueva día a día